Violeta

Ya nadie mas se sentará en el Eames lounge chair

A todos les quedará grande

Solo ella, con su mirada ancestral, podía presidir desde allí, observando impávida el ir y venir de vidas agitadas

Podría uno confundir su actitud con soberbia

Pero no, era la sabiduría de quien está de vuelta de todo y calla

Majestuosa en su sillón, buscaba enseñarnos lo inmaterial, lo absoluto, lo bueno, lo imperecedero

Polo a tierra, fuerza centrípeta, punto de encuentro, Violeta

Era una perra citadina, no le gustaba la casa de campo donde debía compartir el espacio con perros igualados

Sabía siempre quién en casa la necesitaba mas. Al caer el día, con parsimonia se levantaba de su trono y, paciente, se rendía a los pies del mas agobiado.

Violeta, carácter, perronalidad y belleza.

No se a dónde te has ido, pero si dios existe estarás a su lado.

Dile que te envíe de vuelta, que somos de aprender lento

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s